Nuevas reglas para retorno de migrantes

Por keila.vilchez el Mié, 10/06/2020 - 16:47
Limitarán la salida de buses y reducirán la presencia a 200 migrantes en La Parada
Migrantes en La Parada

La situación entre Norte de Santander y Venezuela sigue siendo crítica y compleja con la presencia de 1.000 migrantes represados en el paso fronterizo hacia el puente internacional Simón Bolívar. Luego que el vecino país restringiera la entrada de sus nacionales a solo tres días por semana, las aglomeraciones en el sector La Parada, en el municipio de Villa del Rosario, siguen poniendo en riesgo la salud  tanto de los habitantes de la zona como de los propios migrantes que desean retornar voluntariamente debido a la pandemia de la COVID-19.  

Víctor Bautista, secretario de Fronteras y Cooperación Internacional de Norte de Santander, calificó de “preocupante” la permanencia de cientos de ciudadanos venezolanos en dicho lugar. “Es crítico lo que está pasando en La Parada, una situación humanitaria compleja, que pone en riesgo a mucha gente y es sobre la que debemos actuar con la corresponsabilidad que debe implicar a todas las regiones que están permitiendo la salida de los migrantes hacia esta región de frontera”, mencionó.

El funcionario detalló que entre las medidas propuestas a nivel nacional está la restricción de menos migrantes en la zona, un mayor control en las entradas del departamento para regular y evitar multitudes; y disolver este tipo de concentraciones de acuerdo a las orientaciones sanitarias dadas por la Organización Panamericana de la Salud, IDS y el Ministerio de Salud.

Explicó que las autoridades nacionales plantearon la decisión de que en el paso de La Parada no habría más de 200 migrantes, sin embargo, durante una inspección se encontraron casi 1.000, lo que los obliga a acelerar todos los procesos de factibilidad para evitar las multitudes y posibles contagios. “Hay que ser conscientes que estas aglomeraciones no son convenientes para las personas en Villa del Rosario ni en ningún punto de Norte de Santander”, sostuvo Bautista.  

Añadió que la administración departamental mantiene un diálogo permanente con el Gobierno Nacional para impedir llegadas masivas de migrantes, por lo que no descartó tomar acciones más duras en los puntos de control y abordarán con las autoridades nacionales qué está pasando con las restricciones de viaje hacia la frontera.

 

Sector La Parada

Cuatro controles

“Mil personas son un indicador que nos preocupa y la responsabilidad claramente no solamente está en las manos de las autoridades de Norte de Santander, la responsabilidad está en todos los departamentos de Colombia, en las autoridades nacionales y Norte de Santander es solo un receptor de este flujo de migrantes”, dijo el Secretario de Fronteras.

Los puntos de control para supervisar el flujo migratorio están en la carretera principal entre Bucaramanga y Cúcuta y otros tres en la zona metropolitana de Cúcuta para evitar esa llegada.

"El 8 de junio arribaron a Norte de Santander seis buses: dos procedentes del sur del país y cuatro del centro. Además el fenómeno complejo de caminantes se ha reactivado, y a diario aumenta el número ciudadanos venezolanos. “No recomendamos estas travesías para llegar a la frontera”, subrayó Bautista.

Añadió que el cierre de la entrada al departamento es una competencia que el Gobierno Nacional debe reflexionar  y -a juicio del funcionario-  la solicitud para que lleguen menos migrantes está en marcha desde hace muchos días, ‘pero las aglomeraciones demuestran todo lo contrario’. Destacó Bautista que dialogarán con Migración Colombia y Policía Nacional sobre esos buses que llegaron y cuál es la proyección de hoy con una frontera cerrada.

Por su parte, Felipe Muñoz, Gerente de Frontera con Venezuela de Presidencia de la República, indicó que la decisión del gobierno venezolano de limitar el regreso de sus propios ciudadanos, ha hecho que la aglomeración en La Parada sea mucho mayor.  

“Es el régimen de Maduro que no le permite a sus ciudadanos entrar en el volumen que se quiera y no podemos reventar los municipios de frontera. Colombia está haciendo todo lo que tiene en sus manos para ayudar a los migrantes. No depende de nosotros el número de personas que pueda pasar. Deben tener paciencia y esperar las salidas organizadas”, enfatizó.   


Muñoz indicó que debido al aumento de migrantes en esa localidad se tomó la decisión de reducir la salida de buses autorizados desde otras ciudades de Colombia.


También se coordinó que en los puntos de control de Norte de Santander se verifique la circulación de transportes permitidos por las autoridades, precisar la información de los caminantes y evaluar la adaptación de una zona de tránsito para tener eventualmente a algunos caminantes y asistirlos en la protección de su salud y al resto de los habitantes.    

Hizo un llamado a los migrantes a no aglomerarse y que junto con las agencias de cooperación internacional  tratarán de habilitar un sitio con condiciones sanitarias adecuadas para atender a la población venezolana.  

 

La Parada